Translate

sábado, 17 de junio de 2017

LOS CONTRATOS MULTIMILLONARIOS CON LOS QUE SUPERLIGA CHINA ATRAE A LAS GRANDES ESTRELLAS

 
Oscar dos Santos, de 25 años, quien fuera el bombazo del mercado invernal. El Shanghai SIPG había hecho oficial el fichaje del mediapunta brasileño del Chelsea por 61 millones de euros. Así, Oscar pasó a encabezar la lista de traspasos más caros de la Superliga China en la que figuran nombres como Hulk (55 millones), Alex Teixeira (50 millones), o el ex-atlético Jackson Martínez (42 millones).

Estos jugadores han llegado a Asia durante el 2016, y evidencian el esfuerzo que está haciendo China por ponerse al nivel de las grandes ligas europeas. Varios equipos han desembolsado cantidades ingentes de dinero y han traído a figuras de Europa y Sudamérica para aumentar su competitividad progresivamente y ser una opción a tener en cuenta para jugadores cada vez mejores.

China quiere a cracks actuales del fútbol
El modelo es distinto al de otras competiciones emergentes. En los últimos años, la MLS estadounidense o la Liga de Qatar han fichado a iconos como Xavi Hernández, Thierry Henry o Raúl González, que ya han cumplido sus ambiciones en cuanto a títulos y buscan un cambio de aires en ligas de menor exigencia con contratos millonarios.

No obstante, la Superliga China busca otro perfil. Hasta ahora muchos de los fichajes son de futbolistas de nivel en una edad ideal para competir, pero que no cuentan con oportunidades en sus respectivos equipos: Jackson llegó al Atlético como un 9 referencia pero no encajó en el sistema de Simeone y Oscar alternó buenas temporadas con otras irregulares en Inglaterra y ya no entraba en los planes de Conte. De esta manera, los fichajes llegan con la perspectiva de jugar más años y de dar un rendimiento alto, en lugar de la jubilación de oro que dan a entender las incorporaciones a la MLS o a Qatar.
 
Ahora bien, esto no significa que los salarios en la liga de China sean bajos. Lo que más llama la atención con estos fichajes son los contratos que firman los jugadores, con cifras astronómicas incluso en el fútbol actual. Cuando el Daily Mail publicó el mes pasado la lista de “Los 10 futbolistas mejores pagados del mundo”, figuraban los nombres de Hulk, Graziano Pellè o Lavezzi, con ingresos de entre 15 y 18 millones por temporada. Hay que añadir a esta lista los nuevos sueldos de Oscar y Carlos Tévez que cobran una cifra superior a los 20 millones por año y se sitúan al nivel salarial de Messi o de Cristiano Ronaldo.

Así pues, dejando de lado la calidad de los jugadores, es llamativa la ostentación que desprenden estos fichajes. Dentro de la inflación constante que vive el fútbol, acentuada en la última década por la llegada de magnates y jeques, la Superliga China evidencia su poderío económico por encima del resto con cada nueva incorporación. Parece que el objetivo es demostrar que están a la altura de las exigencias de cualquier jugador. De hecho, en las últimos meses han sonado ofertas mareantes hasta por Messi, Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo.

Las estrellas aguantan poco en China
Más allá de este esfuerzo económico, la propuesta de la Superliga China no convence lo suficiente a los jugadores. Didier Drogba ya estuvo en el Shanghái Shenhua en junio del 2012, al finalizar su primera etapa en el Chelsea y sólo tres meses después volvió a Europa. En la misma línea Jackson Martínez que se incorporó a las filas del Guanghzou Evergrande en febrero del presente año, busca en el próximo mercado de pases un equipo europeo que vuelva a contar con él. Los equipos son distintos pero el ciclo es el mismo: pocos jugadores aguantan varias temporadas en su paso por Asia.

Los motivos son diversos. Parece que, a diferencia de Qatar o Estados Unidos, la cultura asiática no convence mucho a las estrellas. Las plantillas, de entre 23 y 25 jugadores, están formadas prácticamente en su totalidad por jugadores locales, con lo que la sensación de aislamiento en los futbolistas extranjeros puede ser mayor.

Acaban renunciando a sueldos astronómicos por regresar a la élite
Al final, los fichajes de estrellas que a priori tienen una formación y nivel mucho mayor que el de sus compañeros de la Superliga China, no funcionan. El rendimiento no cumple las expectativas y el propio jugador se siente incómodo, hasta el punto de renunciar a su ficha astronómica para volver lo antes posible.

Con todo esto, la Superliga China ha pasado de ser una desconocida a ser una amenaza para las grandes ligas europeas. Las cifras ofrecidas rompen el mercado y las escalas salariales actuales, siendo un incentivo irresistible para muchos jugadores. Queda por ver si los nuevos fichajes se estabilizan y si sigue subiendo el nivel de las incorporaciones.
 
Fuente:  lavanguardia.com

1 comentario:

  1. Si te gustó dale click en "me gusta" y compártelo.
    Si quieres recibir notificaciones cada que publiquemos dale click al G+ arriba

    ResponderEliminar